Si eres un auténtico amante de la conducción y te gusta conducir simplemente por el placer de conducir, de superar los retos con los que te sorprende la carretera, lo que te traemos hoy te va a encantar: hemos preparado una ruta por el norte de la isla de Mallorca,  que contiene no solo algunos de los paisajes más bonitos de la isla, sino también algunas de las carreteras más divertidas de atravesar. Vente a la oficina de Mallorca con nuestro shuttle, recoge tu coche, algunos comprimidos para evitar que tus acompañantes se mareen y ¡vamos allá!

Primera parada: Far des Cap Gros

Ya hemos mencionado alguna vez lo hermoso que es el pueblo de Sóller, pues bien, este faro se sitúa a la entrada oeste del puerto de Sóller y la zona cuenta con unas vistas preciosas del pueblo y sus alrededores. No podrás entrar dentro del faro en sí, pero en la zona hay un restaurante y un refugio (Refugi de Muleta). La carretera para llegar hasta aquí es estrecha, así que tenemos que advertirte que vayas con cuidado.

Segunda parada: Mirador Coll dels Reis

El Coll dels Reis es, dentro de la Serra de Tramuntana, un puerto de montaña con un trazado muy interesante que lo ha convertido en uno de los más fotografiados de Europa. ¡No puedes dejar pasar el placer que supone conducir tu mismo a través de él! De nuevo, hemos colocado una parada en un mirador con restaurante, para que puedas contemplar esta obra de ingeniería casi imposible desde lo alto.  Además, desde aquí puedes decidir bajar a bañarte en Sa Calobra, una cala preciosa de aguas turquesa.

Tercera parada: Cala Carbó

Pocos kilómetros después de haber pasado la localidad de Pollença, y al lado de la Cala Molins, se encuentra una cala pequeñita y muy poco conocida para los turistas, con suelo de piedras, en la que podrás disfrutar del mar y de la auténtica Mallorca salvaje. Aunque no es parada obligatoria, sí es una parada que te recomendamos si quieres alejarte de los turistas y vivir una experiencia diferente.

Cuarta parada: Mirador Es Colomer

Parada completamente obligatoria, las vistas desde el mirador de Es Colomer (el islote que da nombre al mirador), también conocido como el Mirador de Sa Creueta, son de las más espectaculares de toda Mallorca. Cuenta con unas escaleras que te permiten acercarte a los acantilados y todo el mirador se ha restaurado para preservar la seguridad.

La carretera para llegar hasta aquí es un tanto complicada y está plagada de curvas, así que te recomendamos que moderes la velocidad y te mantengas concentrado. El paisaje es completamente de postal: aguas de un azul intenso y rodeadas de vegetación. Y si además te detienes aquí al atardecer, el espectáculo de rojos y amarillos del cielo complementará a la perfección una visión inolvidable.

Quinta parada: Cap Formentor

Aunque es un punto que ya hemos recomendado antes, sigue siendo una visita indispensable, ya que las vistas son espectaculares, tanto al amanecer como al atardecer, disfrutarás de un paisaje asombroso, ya que los vientos y las olas han modelado unos acantilados realmente escarpados, que en algunos puntos alcanzan hasta 300m de altura. Te recomendamos parar antes de llegar en el cruce con playa de Formentor y tomar el autobús hasta arriba. Esto es porque en verano el parking es de pago, y con la carretera estrecha y arriesgada y la gran cantidad de turistas, se dificulta mucho la conducción.

¡Esperamos con mucha ilusión recibir tus comentarios sobre esta ruta que hemos trazado desde Wiber, y a la que le hemos puesto mucho cariño y nuestra experiencia personal!