La isla de Mallorca es la más grande del archipiélago balear, tiene un maravilloso clima, idílicas calas y playas y también montaña. Todas estas características la han convertido en uno de los destinos preferidos de los europeos (sobre todo de británicos y de alemanes) pero también del resto de españoles, que ven en Palma de Mallorca el lugar idóneo para hacer una pequeña escapada. Además, su tamaño la hace perfecta para poder ser visitada en 4 días y recorrida en coche.

Por eso, hemos preparado un recorrido en coche por la isla con los must de Sa Roqueta (así es como llaman los mallorquines a su isla). Te recomendamos volar a Palma de Mallorca, alquilar tu coche en el mismo aeropuerto, poner bien alta la canción del verano y empezar la ruta.  Aquí te contamos qué ver en Mallorca en 4 días. ¿Vienes con nosotros?

DÍA 1: VISITAR PALMA DE MALLORCA

Empezamos nuestra visita a la isla de Mallorca en la capital, Palma de Mallorca, una ciudad que atrapa al turista gracias a su cultura y su historia. Pasear por el centro de la ciudad significa perderse por un conjunto de calles estrechas entre los muros de antiguas edificaciones. Su principal atracción turística y uno de los edificios más emblemáticos es la catedral de Palma de Mallorca, de estilo gótico y a pocos metros del mar.

En la bahía de Palma, en medio de un bosque de pinos, se levanta el castillo de Bellver, construido por Jaume II en el siglo XIV y del que destaca su patio central rodeado de cuatro torres cilíndricas y las vistas panorámicas que brinda de la ciudad de Palma de Mallorca.

La capital de la isla también tiene cerca playas y calas que merecen una visita: Playa del Arenal, Can Pastilla, Cala Major y Cala Estància. Estos cuatro rincones hacen las delicias de los turistas que van en busca de sol, playa y mar.

DÍA 2: ESTE DE MALLORCA

Saliendo bien temprano de nuestro hotel, nos disponemos a visitar la zona este de la isla de Mallorca hasta llegar a Puerto Cristo, un pueblecito costero con una preciosa playa y que se caracteriza, como su propio nombre indica por su puerto.

De camino a este punto, hay que hacer parada obligatoria (insistimos, obligatoria) en la playa Es Trenc, último gran arenal sin urbanizar y bien conservado de Mallorca donde disfrutar del primer baño del día en aguas cristalinas. Sigue la ruta hasta llegar a la cala s’Almunia, a la que se accede por un camino tras unos 20 minutos de paseo desde donde se puede dejar el coche. Se caracteriza por el color turquesa de sus aguas. Eso sí, hay que ir cargado de paciencia porque no estaréis solos y es que es una de las más visitadas de la isla.

Seguimos la ruta hacia caló des Moro, una de las más famosas de la isla. Se puede llegar a pie desde s’Almunia. A pesar de la gran cantidad de turistas que se reúnen en la arena, merece la pena darse un buen chapuzón en esas aguas transparentes. Sigue la ruta hasta llegar a la cala Varques, no tan concurrida, con arena para poder tumbarse bien a tomar el sol y con un agua cristalina.

DÍA 3: ZONA NORESTE DE LA ISLA DE MALLORCA

Aprovecha bien el día, que viene cargado de paisajes idílicos y llenos de encanto. Salimos hacia la primera parada, la cala Mesquida, una de las más grandes de la isla con arena fina y blanca y aguas turquesas. De ahí, deshacemos un poco el camino para encararnos hacia el cap de Farrutx, al que se accede desde la urbanización de Betlen por un camino que te llevará al espectacular mirador de la cala Na Clara. Aquí encontrarás un camino que abre un maravilloso paseo con la montaña a un lado y el mar al otro (una buena forma de conocer el entorno).

Muy cerquita de aquí está el pueblecito pesquero Colonia de Sant Pere, un lugar con encanto para perderse paseando por sus callejuelas (eso sí, no merece la pena perder el tiempo en su playa). Seguimos hacia Son Serra Marina, una pequeña urbanización con una playa muy larga de arena donde se puede hacer una parada a darse un remojón y pasar la tarde.

DÍA 4: ZONA NOROESTE DE LA ISLA DE MALLORCA

Retomamos nuestro roadtrip por la isla de Mallorca dirigiéndonos hacia la cala Figuera. Para llegar hay que dejar el coche en un parking y caminar unos 20 minutos. Uno de los rasgos más característicos es que es una playa virgen y mucho menos turística que el resto. Seguimos hacia el Cap de Formentor, un faro precioso que corona el final de un saliente. Te sorprenderá lo pequeño que es el faro (¡y tú!) entre acantilados tan grandes.

A partir de aquí, cogemos el coche y nos armamos de paciencia (no son tantos y tantos quilómetros pero la carretera hace que la conducción sea lenta) y nos vamos hacia Sa Calobra, una cala de rocas preciosa pero, eso sí, muy turística donde está El Torrent de Pareis, la parte más famosa de todas, por los anuncios que se han rodado allí.

De vuelta a Palma de Mallorca, nuestro punto de inicio, os recomendamos hacer una parada por Valldemosa, uno de los pueblos más famosos de la isla por ser medieval, muy bonito y pintoresco.

En total, Mallorca cuenta con más de 300 playas por lo que las opciones para visitar esta isla son infinitas. Nosotros os hemos dejado los highlights de la isla y lo que ver en Mallorca en 4 días. ¡Queremos encontraros en la carretera y que compartáis con nosotros vuestra #WiberExperience por Mallorca!