Mallorca, una de las islas con más encanto de España, tiene vida, y mucha, más allá de las demandadas vacaciones de sol y playa de las que todo el mundo habla. Y sí, aunque el decorado de la bonita isla cambie en invierno, éste no tiene nada que envidiar.

Desde Wiber queremos contarte qué hacer en Mallorca en invierno, porque hay lugares, hay planes y hay actividades que te están esperando. ¡Allá vamos con una nueva #Wiberexperience!

Antes de empezar os contaremos un secreto: Mallorca en invierno es Mallorca con toda su esencia, pero sin albergar un sinfín de turistas dispuestos a poner su sombrilla lo más cerca de la orilla de sus preciosas playas. Además, su temperatura mediterránea es ideal para que recorrer Mallorca en invierno sin tener que prestar atención al abrigo, sea todo un acierto.

PAISAJES QUE VER EN MALLORCA EN INVIERNO

Mallorca tiene un bonito tesoro que no se esconde únicamente en su mar azul, tiene un corazón verde que se refugia en su Sierra de la Tramontana. A través de ella nos adentramos, exploramos y encontramos paisajes como el que nos da el mirador de Ses Barques, un lugar donde el tiempo se suspende.

El senderismo por la ciudad de Mallorca es perfecto por la cantidad de rutas que tiene, con diferentes niveles de dificultad. Desde el Camí de cas Ratat, pasando por el Camí des Correu o la ruta de la Ermita de Masristel·la y sa Fita del Ram.

 

 

 

 

 

También podemos descubrir sus preciosas costas en invierno, donde encontraremos una cala muy famosa por su agujero central. Se trata de la Sa Forada, un lugar donde el clima ha azotado creando una auténtica obra de arte que es una visita obligada para los turistas.

LA GASTRONOMÍA DE MALLORCA EN INVIERNO

La gastronomía de la Isla es excelente tanto en verano como en invierno, pero en las estaciones más frías del año podremos encontrar nuevos productos locales de temporada. Degustar Mallorca a través de sus productos es una de las mejores experiencias que ofrece la Isla, probar sus sopas, arroces, sobrasadas, sus aceites y vinos, y como no, sus ensaimadas tradicionales.

A través de un Tour gastronómico, o visitando sus mercados de agricultores podremos vivir una gran experiencia culinaria. Una opción es el mercadillo semanal de la ciudad de Sóller, un buen plan para el sábado por la mañana, con una gran variedad de puestos de verdura y hortalizas, y también de puestos artesanales, que dotan de color el ambiente.

MALLORCA EN INVIERNO ES CULTURA

Cuando el verde sierra empieza a impregnar nuestra retina, encontramos un lugar conocido también gracias a la famosa escritora George Sand. Valldemosa siempre estuvo aquí, pero ella en su libro nos permite, a través de la narración de su estancia en esa localidad, descubrir ese bonito lugar escondido entre las letras de su libro.

Otro plan que no puedes perderte es investigar las callejuelas del casco antiguo de Mallorca para encontrar un vínculo que todavía perdura con la cultura judía. La judería es una cita obligada de nuestra visita de Mallorca en invierno, un paseo por sus calles que han sido testigos de numerosos viandantes dispuestos a explorar su historia.

Si se nos hace de noche en el camino por su casco antiguo, aprovecharemos para ver sus monumentos históricos más característicos como La Lonja, La Catedral o el Palacio Real de la Almudaina. Su iluminación nocturna hace que todavía sean más especiales estos magníficos edificios históricos.

No podemos despedirnos de Mallorca en invierno sin descubrir, a través de la Fundación Pilar y Joan Miró de Palma, las obras de este artista, donde en Mallorca no sólo encontró la inspiración sino también el amor.

Mallorca en invierno es ideal porque en su interior esconde una preciosa ciudad que merece la pena descubrir. Un destino idóneo para recorrerlo en coche, ya que sus roadtrip por la isla son de las mejores opciones para ver auténticos monumentos naturales. Así que ya sabes, recorrer Mallorca es un placer que también se disfruta en invierno.