Siempre que viajamos nos interesamos por la comida típica para tener una idea más aproximada de cómo vive la gente del lugar. Aunque Mallorca es mundialmente reconocida por sus increíbles ensaimadas, no es lo único que puedes disfrutar, ya que cuentan con una oferta gastronómica muy grande, y de gran calidad. Si sigues leyendo, estamos seguros de que te vas a quedar con muy buen sabor de boca.

Cuatro recomendaciones de comida tradicional mallorquina que no te puedes perder:

CA’N JOAN DE S’AIGO

Una visita obligadísima en Palma que no te puedes perder. Es muy habitual encontrar largas colas en temporada alta, pero su chocolate caliente, sus ensaimadas (no te quedes sin probar las rellenas, aunque quizá tengas que encargarlas con antelación) y su particular y típico helado de almendras, hecho al estilo tradicional, merecen totalmente la espera. Menos conocidas, pero también deliciosas, son sus clásicos cuartos, un bizcocho sencillo y delicioso.

La localización mítica de la calle Sanç de Ca’n Joan de s’Aigo es conocida por ser la primera cafetería que se abrió en Palma en 1700, y cuenta con algunas piezas de decoración que todavía son de la época. Actualmente, debido a la alta demanda, cuentan con nuevas localizaciones, en la calle Baró Santa Maria del Sepulcre y en la calle del Sindicat.

CELLER PAGÈS

Recopilando platos tradicionales desde hace más de cincuenta años, el Celler Pagès es un negocio familiar situado en plena Lonja de Palma. Podrás encontrar platos tan típicos como el Pà amb oli (la versión mallorquina del pà amb tomàquet catalán), el imprescindible tumbet o el frito mallorquín.

Además de su carta excepcional, los precios se ajustan a todos los bolsillos de manera que, quien lo visita, repite. Además, cuenta con una decoración que te trasladará a una casa típica mallorquina, y su personal también te tratará con la típica amabilidad mediterránea. Os recomendamos reservar con antelación, ya que su fama le precede, y sobre todo en temporada alta es difícil conseguir mesa sin haber reservado con al menos 24h de antelación.

FORNET DE LA SOCA

Si quieres improvisar una comida en la playa, en este horno tradicional al lado del Teatre Principal te cubren las espaldas: como “primer plato” podrás elegir entre gran variedad de empanadas típicas o “panades”, cocas de patata, cocarrois, coca de trampó… Y por supuesto, postres dulces como ensaimadas, robiols, amargos, crespells (solo en Semana Santa), bunyols de vent… Todo un viaje de sabores para tu paladar.

Además, los dueños han escogido rescatar las recetas tradicionales de la antigua repostería mallorquina, elaborándolas a la manera tradicional, todo producto fresco y local. Podrás encontrar el Fornet de la Soca en la Plaza de Weyler, en el antiguo local del Forn des Teatre.

CAN GAVELLA

Si te apetece comer o cenar disfrutando de un ambiente coqueto con unas preciosas vistas al mar, el restaurante Can Gavella es tu sitio. Menos tradicional que los anteriores, pero con una espectacular carta de arroces y fideuàs, además de mariscos, queda recomendadísimo. Eso sí, no es para todos los bolsillos y solo lo encontrarás abierto de abril a octubre, por otro lado, la temporada en la que es agradable poner los pies en la arena.

Como menciones especiales, el restaurante Bri, aunque se encuentra cerrado temporalmente, cuenta con una buenísima fama en la isla, y lleva marcando tendencia culinaria desde su apertura en 2010. También el restaurante Ca’s Patro March en Cala Deià, en el que se filmaron algunas escenas de “El Infiltrado”, la serie con Tom Hiddleston y Hugh Laurie como protagonistas.

¿Qué te han parecido nuestras recomendaciones gastronómicas? A nosotros se nos ha hecho la boca agua y no podemos esperar para volver a probar todos estos manjares. ¿Te vienes con nosotros? Pásate por nuestra oficina de Mallorca, recoge tu coche favorito y vamos a llenarlo hasta los topes de ensaimadas, panades, robiols, sobrasadas y otros souvenirs gastronómicos que tu familia y amigos no pueden quedarse sin probar… ¡si es que llegan hasta el avión!