Pues sí, ya estamos en septiembre, pero todavía está haciendo un calor que nos deja planchados en el sofá sin ganas de hacer nada. En estas circunstancias, lo único que apetece es coger el coche y darte un paseíto hasta la playa para disfrutar del mar, como están haciendo nuestros compañeros por Málaga, Mallorca, Alicante y Valencia, pero es importante saber cómo conducir con altas temperaturas para evitar los problemas derivados, tanto para ti como para tu coche. Si te vienes de viaje con Wiber, de revisar el coche nos ocupamos nosotros, pero nunca está de más mantener buenas prácticas al volante para evitar sustos durante las vacaciones.

1. Revisa bien tu coche antes de salir

Si el termómetro de la calle, ese que está al sol, marca al menos 39º, asume que tu coche aparcado en pleno sol puede tener algunas zonas interiores que lleguen hasta los 70º, ya que en tan sólo 2h sin ventilación, la temperatura interior sube hasta un 88%. Por eso es importante que recuerdes poner el parasol o procures aparcar en zonas de sombra. Además, en verano, por el uso excesivo del aire acondicionado, los conductos pueden deteriorarse y aparecer fugas, o incluso romperse el termostato. Del mismo modo, el alternador trabaja más de lo habitual debido a esto y a la alta demanda del sistema de refrigeración del motor. Antes de un viaje largo, te recomendamos que lo revises, igual que el sistema de refrigeración del coche, ya que su electroventilador suele sobrecargarse y estropearse en verano. Los neumáticos también se desgastan más con el calor, ya que el asfalto los abrasa, así que antes de salir de viaje también es recomendable revisar que no estén cerca de sobrepasar el límite de desgaste.

2. Ventila bien el ambiente del coche

Se recomienda que la temperatura exterior e interior del vehículo sea similar, por lo que es recomendable que antes de salir estés unos minutos con las ventanillas bajadas o incluso las puertas abiertas, para que el coche se ventile. Esto también debes hacerlo incluso encendiendo el aire acondicionado, así podrás expulsar el aire caliente. Durante el viaje también deberías ir aireando el vehículo de vez en cuando, siempre cuidando de que tus compañeros de viaje no saquen por ellas ni brazos ni cabeza. Eso sí, en carretera mantén las ventanillas subidas para evitar que se dispare tu consumo de combustible y la entrada de insectos que puedan despistarte. En cuanto a la temperatura del climatizador, debería encontrarse entre los 22º y 24º, para evitar golpes de calor por cambio brusco de temperatura. Y evita orientar directamente las salidas de aire hacia tu cara o pecho.

3. Evita las horas de más calor

El calor puede afectar al hipotálamo generando problemas como fatiga, somnolencia, agresividad, cansancio y una disminución de la atención y la concentración, por lo que te recomendamos que evites conducir desde las 12 de la mañana hasta las 6 de la tarde si puedes evitarlo, las horas en las que más se concentra el calor. Intenta conducir durante las horas en las que todavía tienes luz diurna, pero están en el rango de las primeras de la mañana o últimas de la tarde, para minimizar los riesgos del calor y de accidentes.

4. Mantente hidratado y lleva ropa cómoda

Lleva bebidas frescas como agua o zumos en el coche, e intenta beber con frecuencia para mantener la hidratación, que evitará que, si estás conduciendo bajo las horas de más calor, te deshidrates y tengas que hacer una parada de emergencia por encontrarte mal. Así mismo, es importante que no lleves sandalias o chanclas ya que se te pueden resbalar de los pies y engancharse con los pedales del coche, es preferible llevar un calzado ajustado como unas zapatillas de lona. En cuanto a la ropa, opta por ropa cómoda y holgada, preferiblemente de colores claros para evitar la absorción de más calor. Recuerda que debes conducir con ropa, no con el bañador, para evitar rozaduras del cinturón de seguridad, y por supuesto no olvides llevar tus gafas de sol homologadas.

5. Comidas ligeras y evitando el alcohol

Antes de viajar o durante las paradas, opta por alimentos ligeros como fruta o ensaladas, ya que las comidas abundantes obligan al cuerpo a centrar su atención en el estómago y por tanto causan somnolencia, disminuyendo tu capacidad de atención y reflejos. No estaría de más que llevaras en tu coche algún aperitivo con sal para afrontar posibles bajadas de tensión o golpes de calor. Evitar las bebidas alcohólicas, aunque estas sean de baja graduación, es clave para mantener tus reflejos al 100%, ya que el alcohol los disminuye, y no conviene reducirlos en situaciones de calor en las que ya te encuentras un poco más aplatanado que de costumbre.

6. Mantente descansado

Realiza paradas de alrededor de 20min cada 2h o 200km, o si simplemente te sientes cansado. Es importante realizar estas paradas para mover un poco el cuerpo, que se te puede haber agarrotado después de tanto rato conduciendo, y puedes aprovechar para beber algo fresco. Recuerda que para cansarte menos mientras conduces debes mantener una posición correcta al volante, dejando tu mirada hacia la mitad del parabrisas, con las rodillas ligeramente flexionadas al pisar los pedales a fondo, el asiento no demasiado hacia atrás ni hacia delante, entre los 90º y los 110º y ambas manos colocadas sobre el volante. Te lo hemos dicho antes, pero te lo repetimos: cuando pares, deja tu vehículo a la sombra o, si no fuera posible, coloca el parasol, con el que conseguirás mantener la temperatura interior hasta 15º menos en comparación a como se mantendría sin él.

Estos son los seis consejos que te ofrece Wiber desde nuestra experiencia con miles de vehículos, que esperamos que te sean de ayuda para tu próximo viaje bajo el calor abrasador del verano. Si, por el contrario, te encuentras con una situación de gota fría, te recomendamos que te leas nuestro post de consejos para conducir con lluvia, que te ayudará a practicar una conducción más segura. Recuerda que alquilando con Wiber Rent a Car, todos los vehículos están perfectamente revisados y podrás conducir bajo cualquier clima con mínimas preocupaciones.

Para despedirnos te dejamos una última recomendación: antes de iniciar tu viaje, recuerda revisar el estado del tráfico y del tiempo para evitar sorpresas y recuerda que lo importante es que llegues a tu destino, no cuándo.