Más de 300 días de sol al año, magníficas playas, calas escondidas con aguas transparentes, montañas, mil lugares por descubrir y su estupenda gastronomía hacen de la provincia de Alicante un auténtico paraíso. ¡Por algún motivo sus habitantes dicen que es “la millor terreta del món” (la mejor tierra del mundo)!

Además, al ser una ciudad muy asequible, Alicante es el destino perfecto para una pequeña escapada de fin de semana que te ayude a llevar un poco mejor la vuelta a la rutina. Con la ruta en coche que os proponemos conseguiréis ver en tan sólo 3 días esta bonita ciudad costera mediterránea, descubrir parte de sus piscinas naturales y visitar algunos de sus pueblos más representativos.

¿Ya estás imaginándote este viaje? Alquila tu coche sin franquicia en el aeropuerto de Alicante, pon bien alta tu música favorita (nunca puede faltar en un roadtrip perfecto) y ¡arranca motores! ¿Nos sigues?

DÍA 1: QUÉ VER EN LA CIUDAD DE ALICANTE

Empezamos nuestra ruta en coche para descubrir algunos de los encantos de la provincia de Alicante en la ciudad que le da nombre. Esta capital de la Comunidad Valenciana no es monumental pero tiene muchos encantos que enamoran a todos sus visitantes. Por eso, es muy importante saber qué ver en Alicante. ¡Estas son nuestras 7 recomendaciones!

1. El Castillo de Santa Bárbara. Situado en la cima del monte Benacantil a una altura de 166 metros ofrece unas vistas inigualables de la ciudad de Alicante. La entrada es gratuita y para subir al castillo hay tres opciones: ascensor, coche o andando.

2. Parque de la Ereta. Situado a las faldas del castillo, también se puede disfrutar desde aquí de unas vistas espectaculares de la ciudad de Alicante.

3. El Barrio de Santa Cruz. Sin ninguna duda, es el barrio más bonito de toda la ciudad y te transporta automáticamente a los pueblos andaluces. Se trata de un entramado de pequeñas calles rodeadas por casas blancas llenas de macetas con mucho colorido.

4. El Paseo de la Explanada. De más de 500 metros, comunica la Playa del Postiguet con el Parque de Canalejas y se caracteriza por su mosaico ondulado rojo, azul y blanco. Durante su recorrido podremos ver la casa Carbonell, uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

5. La Playa del Postiguet. Una parada obligatoria en Alicante (sobre todo si vas en verano). Se trata de una céntrica playa de arena blanca y es uno de los símbolos de la ciudad.

6. Paseo Marítimo de Alicante. El Puerto de Alicante cuenta con un paseo precioso de más de un kilómetro en el que pasear o sentarse a tomar algo y relajarse.

7. Playa de San Juan. 7 kilómetros de arena blanca caracterizan esta playa que es, sin duda, una de las más bonitas de Alicante.

DÍA 2: SANTA POLA, ORIHUELA Y TORREVIEJA

Arrancamos nuestra ruta en coche para viajar hacia el sur de Alicante y descubrir dos parques naturales y una ciudad alicantina muy especial.

Nuestra primera parada en el viaje es Orihuela, una pequeña ciudad que tiene grandes joyas de la arquitectura histórica mediterránea, muchos museos y palacios muy bellos. Además, destaca por tener numerosos lugares y edificios declarados Bienes de Interés Cultural como El Palmeral, el Teatro Circo, el Museo Diocesano de Arte Sacro o la casa museo de Miguel Hernández, que nació aquí. Además, no olvides visitar el castillo y los trozos de muralla que aún se conservan.

Seguimos nuestra ruta hasta el parque natural de las lagunas de Torrevieja y la Mata, lugares de grande extensión desde los que se puede observar el flamenco y el zampullín cuellinegro.

Seguimos nuestra particular ruta hacia Santa Pola para disfrutar de sus salinas, un paraje natural de 2.470 hectáreas donde ver explotaciones de sal, charcas con agua dulce, una zona de playas y dunas y tierras de cultivo. Además, dentro de un antiguo molino de sal encontramos el museo de la sal, que explica sus usos, características, historia y consumo.

Este mismo día y si nos ha dado tiempo, también podemos preparar una escapada a la isla de Tabarca desde Santa Pola (está a tan sólo 8 kilómetros). La isla de Tabarca es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana y sus aguas son reserva marina debido a su excelente calidad y por la gran biodiversidad de su flora y fauna.

DÍA 3: LA FONT ROJA Y LAS CUEVAS DE EL CANELOBRE

El tercer día de ruta está pensado para disfrutar de los parajes naturales que Alicante ofrece ya que es una de las provincias más montañosas de España. Cogemos el coche y nos vamos hasta el Parque de la Font Roja, un entorno incomparable que te dejará sin palabras. Está muy bien protegido y eso permite que aún hoy se puedan observar las huellas que nuestros antepasados dejaron aprovechando los recursos naturales. Así destaca el santuario, las carboneras, los antiguos hornos de cal o las cavas o pozos de nieves. Tampoco quites ojos del bosque lleno de encina, fresno, arce y roble y disfruta de las vistas de los miradores.

Volvemos al coche para seguir nuestra ruta hasta el último punto: las cuevas de El Canelobre, a tan sólo 24 kilómetros de Alicante y a 700 metros de altitud en el Cabeço d’Or.

Son unas cuevas que te dejarán sin aliento por su impresionante altura, con una de las bóvedas más altas de España. Aquí se puede observar las diferentes formas que ha ido adoptando la piedra a lo largo del tiempo y gracias a sus condiciones acústicas se suelen agendar todo tipo de espectáculos musicales.

¿Te ha gustado esta ruta? Descubre también nuestra ruta al volante por la Marina Baixa y enamórate (aún más) de las playas y montañas de Alicante.